Prohibición del tiacloprid en la UE: ¿una oportunidad para superar los neonicotinoides?

Updated: Oct 31, 2019



- English - Français - Italiano -


La Unión Europea prohibió el tiacloprid, un insecticida de la familia de los neonicotinoides cuyo impacto en las abejas ha sido ampliamente debatido en los últimos años. Sin embargo, las principales razones de su prohibición han ido más allá de la protección de las abejas o el medio ambiente. El argumento principal proviene de las conclusiones proporcionadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA): se sospecha que el tiacloprid daña la fertilidad humana y el feto en desarrollo, además de ser sospechoso de ser cancerígeno.

El 22 de octubre, el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (SCoPAFF) de la Comisión Europea decidió no renovar la autorización del Tiacloprid. La autorización en curso vencerá en abril de 2020.


Esta prohibición marca un nuevo capítulo en la prohibición de varios insecticidas neonicotinoides peligrosos. Anteriormente, en 2018, la UE ya había prohibido el uso al aire libre de tres sustancias altamente controvertidas, la clothianidina, el imidacloprid y el tiametoxam [1]. Después de su prohibición, la Comisión enumeró al tiacloprid como candidato para la sustitución, pero las nuevas conclusiones de la EFSA llevaron a una dirección diferente.


Los riesgos del tiacloprid ya estaban en discusión hace varios años. BeeLife ya había denunciado los riesgos de la sustancia e incluso había pedido la prohibición de todos los neonicotinoides. Pero después de las prohibiciones parciales o totales de otros neonicotinoides, el tiacloprid permaneció intacto, lo que condujo a dudas significativas de coherencia en las decisiones públicas. Fue particularmente preocupante porque algunos estudios revelaron que sus riesgos eran más graves. Un hallazgo significativo hace más de cuatro años fue el efecto 'cóctel', que proviene de la exposición a la sustancia junto con otros productos sintéticos que pueden estar presentes en el campo, como los fungicidas. Como resultado, a pesar de que se dice que las abejas toleran el tiacloprid, las pruebas de laboratorio mostraron que los agentes antifúngicos del grupo de los fungicidas azoles podrían bloquear los mecanismos de desintoxicación, aumentando así la toxicidad del tiacloprid en las abejas entre 100 y 1000 veces [2].


A principios de 2019, la EFSA presentó su conclusión sobre los efectos del tiacloprid en la salud humana y de las abejas [3]. Primero, con respecto a las abejas, declara que "los efectos retardados o los efectos subletales relevantes sobre las abejas en concentraciones relativamente bajas no pueden ser excluidos". La autoridad observa, sin embargo, que no realizó una evaluación completa del riesgo de abejas de acuerdo con el Documento de Orientación de la Abeja EFSA 2013 [4], que incluye la metodología de vanguardia (Lee también Una nueva oportunidad para adoptar el Documento guía sobre abejas de la EFSA).


Por otro lado, la EFSA concluyó que el tiacloprid presenta riesgos importantes para la salud humana. El tiacloprid presenta riesgos para la fertilidad y el desarrollo prenatal, formalmente clasificado como "Repro 1B, H360FD ('Puede dañar la fertilidad. Se sospecha que daña al feto')". Además, también tiene riesgos como cancerígeno, clasificado como "Carc. 2 H351 ('Se sospecha que causa cáncer')".


BeeLife celebra esta nueva prohibición, particularmente con la esperanza de que el discurso político y las políticas públicas se alineen con prácticas más seguras en el campo. Sin embargo, se requiere más protección. El tiacloprid no es la única sustancia problemática actualmente disponible en el mercado. Otras llamadas alternativas a los neonicotinoides, como el sulfoxaflor, continúan afectando a las abejas y al medio ambiente. Esta sustancia, por ejemplo, ya fue evaluada por la EFSA, afirmando que los altos riesgos para las abejas no podían ser excluidos [5].


El presidente de BeeLife, Francesco Panella, declaró que "el caso del tiacloprid, así como otros que no se han resuelto, como el clorpirifos, continúan destacando la inaceptable insuficiencia de los procedimientos de análisis de riesgos. Tras esta prohibición y la reciente posición del Parlamento Europeo de apoyar una mejor protección para las abejas y los polinizadores, el llamamiento a los Estados miembros y la Comisión Europea para que finalmente adopten e implementen las directrices propuestas por la EFSA en 2013 se vuelve más fuerte. El objetivo es lograr un fortalecimiento real de los procedimientos de precaución que preceden cualquier autorización de un sustancia activa biocida".


Esta nueva prohibición impulsa aún más la cuestión de los altos riesgos de los neonicotinoides. Ya sea mediante la aprobación existente o autorizaciones de emergencia renovadas continuamente, otras sustancias de la familia de los neonicotinoides deberán ser reevaluados, lo que arrojará una nueva luz sobre sus riesgos para los humanos, las abejas y el medio ambiente.



NOTA PARA LOS EDITORES: La Coordinación Europea de Apicultura de BeeLife es una asociación formada por apicultores de diferentes países de la Unión Europea. Funciona para la protección de las abejas, los polinizadores y la biodiversidad, basándose en el principio de que "las abejas sirven como canario en la mina de oro, sonando la alarma de que algo está mal en el medio ambiente". Actualmente, BeeLife es miembro de la Coalición Save the Bees, una parte interesada registrada en la Asociación de Abejas de la UE y un socio en el proyecto financiado por Europa, Internet of Bees.




[1] BeeLife, 2018, Nenoicotinoids Banned to all Open-Air Uses in the EU, recovered from https://www.bee-life.eu/post/2018/04/27/Nenoicotinoids-Banned-to-all-Open-Air-Uses-in-the-EU

[2] BeeLife, 2015, Pesticide cocktails found in puddles on Austrian farmland endanger bees, recovered from https://www.bee-life.eu/post/2015/06/23/Pesticide-cocktails-found-in-puddles-on-Austrian-farmland-endanger-bees

[3] EFSA (European Food Safety Authority), Abdourahime, H, et al., 2019. Conclusion on the peer review of the pesticide risk assessment of the active substance thiacloprid. EFSA Journal 2019;17(2):5595, 32 pp. https://doi.org/10.2903/j.efsa.2019.5595

[4] EFSA, 2013, EFSA Guidance Document on the risk assessment of plant protection products on bees (Apis mellifera, Bombus spp. and solitary bees). EFSA Journal, 11(7), 3295.

[5] EFSA, 2015, Conclusion on the peer review of the pesticide risk assessment of the active substance sulfoxaflor, recovered from http://efsa.onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.2903/j.efsa.2014.3692

comms@bee-life.eu

​Telephone : ​32(0)10 47 34 16​​​

Place Croix du Sud 1

1348 Louvain-la-Neuve, Belgium

© 2017 BeeLife

Privacy Policy

  • Facebook - BeeLife
  • Twitter - BeeLife
  • LinkedIn - BeeLife
  • YouTube - BeeLife
LOGObee-lifeSOLO.png
Logo-BeeLife_European_Beekeeping_Coordination