La Historia de los Neonicotinoides se Repite

Updated: Apr 2, 2019



- English - Français - Română -

La evidencia de que los neonicotinoides representan un alto riesgo para las abejas ya ha tenido una influencia notable en Europa. A principios de este año, incluso obligó a los estados miembros de la UE a votar a favor de extender la prohibición de los neonicotinoides del 2013, extendiéndola a todos los usos al aire libre. Sin embargo, la historia no se desarrolla por igual en todos los países europeos. Mientras Francia encabeza la acusación contra los riesgos de los neonicotinoides, Rumania parece caer en los mismos errores del pasado. Tal brecha en la protección de las abejas y su ambiente es preocupante. Hoy, el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Alimentos para Animales (SCOPAFF) se reúne para discutir los productos fitosanitarios y BeeLife junto con Romapis llaman la atención sobre el problema, con la esperanza de que los responsables de las políticas den una respuesta. Los insecticidas neonicotinoides se introdujeron en el mercado en la década de 1990 y rápidamente se hicieron muy populares en las áreas de agricultura industrial. Su impacto negativo en las abejas también se notó rápidamente. En ese momento, las tasas de mortalidad de las abejas se dispararon, marcando el inicio de la actual crisis de las abejas, que muchos países continúan ignorando. En la actualidad, las acciones de los miembros de la UE contra los riesgos de estos productos varían ampliamente. Francia fue el primer país del mundo que no solo precedió la prohibición de los neonicotinoides en la Unión Europea, sino que también fue más allá. En 2016, la Asamblea Nacional aprobó la prohibición de cinco sustancias neonicotinoides, que entró en vigor en septiembre de 2018. Mientras que la prohibición en la UE incluye tres sustancias neonicotinoides (clotianidina, imidacloprid y tiametoxam) Francia también ha incluido acetamiprid y tiacloprid. Actualmente, la Asamblea incluso está discutiendo la extensión de la prohibición a las nuevas generaciones de neonicotinoides. Tales desarrollos se produjeron solo después de una larga batalla liderada por los apicultores franceses. Sin embargo, el caso de Francia difiere del de otros países de la UE. Mientras los apicultores franceses celebran, sus colegas rumanos se sienten frustrados principalmente. Rumania no solo ha evitado tomar otras medidas para proteger a las abejas contra los insecticidas neonicotinoides, sino que ha eludido totalmente la aplicación de la prohibición a nivel de la UE. Es sorprendente notar la gran diferencia entre dos países en el mismo marco regulatorio europeo. Los apicultores rumanos están viendo actualmente la misma tasa de pérdidas que sus homólogos franceses notaron hace dos décadas. Sin duda, el sector se enfrenta a un riesgo significativo debido a la falta de voluntad de los legisladores y funcionarios gubernamentales. El gobierno rumano está empeorando el problema al otorgar autorizaciones de emergencia año tras año. En 2018, Rumania otorgó autorizaciones de emergencia por quinto año consecutivo. Las autoridades rumanas presentaron hasta 20 notificaciones de autorizaciones de emergencia entre 2014 y 2016. Sin embargo, no siguieron los procedimientos establecidos en el artículo 53 (2) del Reglamento (CE) nº 1107. / 2009. Presentaron varias notificaciones sin buscar alternativas ni programas de apoyo. La Oficina de Alimentos y Veterinaria (FVO) incluso reportó numerosas irregularidades frente a las reglas de derogación en ese momento, tal como la presentación de notificaciones incompletas. En 2017, el Ministerio de Agricultura de Rumania comenzó a financiar un programa de investigación, inicialmente desconocido para el público. Sin embargo, este programa difiere del objetivo del Artículo 53. En lugar de buscar alternativas a sustancias que ya están restringidas, el Ministerio ha lanzado un programa para ayudar a apoyar las notificaciones de futuras autorizaciones de emergencia. En otras palabras, el objetivo del programa de investigación rumano es confirmar la eficacia y demostrar que los neonicotinoides son inocuos para las abejas. Según el documento de trabajo de autorización de emergencia SANCO (10087/2013), la investigación "debe centrarse en soluciones no químicas, químicas, combinadas u otras". El Ministerio está obligado a proporcionar investigaciones sobre alternativas, pero contradice a las autoridades de la UE porque insiste en proporcionar evidencia sobre datos ya confirmados con respecto a la eficacia extrema de los neonicotinoides y su alto riesgo para las abejas.

Francesco Panella, presidente de BeeLife, mencionó: "¿También a nivel fitosanitario queremos destruir la Unión Europea? Hoy en día, es escandaloso que Estados miembro de la UE tengan tales ilegalidades repetitivas y obvias en comparación con las codecisiones normativas europeas para la protección de las abejas y los polinizadores. Se han implementado nuevas regulaciones en Europa para mejorar la protección de nuestras abejas, lo cual es un comienzo, pero luego se encuentran casos como el rumano. Por supuesto, podemos entender que no todos están repentinamente preparados para seguir el ejemplo de Francia para la eliminación total de los insecticidas sistémicos, pero es imperdonable que podamos aceptar que países miembros continúan matando sistemáticamente a sus abejas, sus polinizadores y su entorno, bajo la forma de autorizaciones de emergencia". Los esfuerzos que los apicultores franceses han hecho para alcanzar su estado actual son notables. Sin embargo, necesitaron un conjunto de aliados y la voluntad de su gobierno. En Rumania, los apicultores se enfrentan a desafíos cada vez mayores y parece que se quedan atrás y se los deja valer por sí mismos. Sus afirmaciones no son para nada radicales; simplemente piden las medidas necesarias para proteger a sus abejas y su entorno de productos peligrosos. ¿Se está repitiendo la historia y tomará 20 años aprender la lección? O bien, ¿aprenderán otros países de los errores del pasado y evitarán el daño considerable que ha ocurrido antes de que cambie la situación?


#Neonicotinoids #Romania #France #Insecticides #SCOPAFF #EuropeanUnion #EuropeanCommission #Español

comms@bee-life.eu

​Telephone : ​32(0)10 47 34 16​​​

Place Croix du Sud 1

1348 Louvain-la-Neuve, Belgium

© 2017 BeeLife

Privacy Policy

  • Facebook - BeeLife
  • Twitter - BeeLife
  • LinkedIn - BeeLife
  • YouTube - BeeLife
LOGObee-lifeSOLO.png
Logo-BeeLife_European_Beekeeping_Coordination