Transcripción - Entrevista con Dave Goulson


- English - Français -

Dave Goulson es un biólogo británico que trabaja activamente para la protección del medio ambiente. Es profesor de Biología en la Universidad de Sussex y es ampliamente reconocido como uno de los principales expertos en temas relacionados con el declive de las abejas y las oportunidades para superar las circunstancias que lo provocan. Con el fin de inspirar a otros y compartir la interesante perspectiva del profesor Goulson, en BeeLife hemos transcrito la entrevista que North State Public Radio le ha realizado hace unos meses. Puedes escuchar el audio original en https://beta.prx.org/stories/250016 O lee la transcripción completa y aprende más sobre las fascinantes ideas de Goulson a continuación.

-Inicio de la Transcripción-

¿Cuál es el trabajo de Goulson?

Factores que afectan el declive de los abejorros y otras abejas, han estado ocurriendo por muchos años. Estoy tratando de descifrar por qué están disminuyendo y tratando de arreglarlo, intento asegurarme de que no perdamos más de ellos, de que no sigan disminuyendo y de que tengamos un suministro saludable de abejas en el futuro.

Los orígenes

Hay un famoso entomólogo estadounidense llamado E.A Wilson, y él dice que cada niño pasa por una "fase de insectos", y que él nunca superó la suya. Pienso lo mismo. No sé por qué, pero siempre me ha gustado la naturaleza, y en particular los insectos, de un tipo u otro. No eran solo las abejas, sino todo lo que se arrastraba, lo que insectos que encontraba, los ponía en un tarro de mermelada y luego los ponía en la ventana de mi habitación. En realidad, mi primer recuerdo de abejorros es ligeramente trágico. Cuando tenía aproximadamente siete años, encontré algunos abejorros que se habían quedado atrapados bajo la lluvia, y estaban arrastrándose sobre las flores, pensé en rescatarlos, así que los recogí y los llevé a la casa. Quería secarlos, entonces, los puse en el plato caliente de la olla eléctrica y la puse con fuego muy bajo, incluso hice una pequeña manta con papel de seda y la puse encima de ellos. Pero era una de estas cocinas que tarda siglos en calentarse. Me aburrí y me alejé, y cuando volví descubrí que había humo saliendo de la cocina y que las pobres abejas habían quedado rostizadas, y eso fue todo. Entonces, mi primer recuerdo con los abejorros no fue positivo para ellos. A veces pienso que he pasado toda mi carrera tratando de recuperarme de ese día.

Así que esta fue la fase de la que nunca crecí. Creo que es preocupante que tantos adolescentes tengan miedo a los insectos. Pasamos de ser naturalmente fascinados por rastreadores espeluznantes a adolescentes que están asustados, pensando que cualquier cosa que zumbe los va a picar o morder o les contagiará alguna enfermedad. Y eso es realmente triste; obviamente, no es un buen augurio para el futuro si tenemos generaciones de personas que crecen asustadas e ignorantes de la naturaleza.

Una problemática creciente

Siempre estuve interesado en la conservación de la naturaleza. Viví un período que fue muy cruel con la naturaleza, por desgracia. Al llegar a mis últimos años de adolescencia, estaba al tanto, por ejemplo, de que se estaban arrancando setos. Cuando iba a la escuela, tenía que atravesar alrededor de media docenas de campos. En esa época era solo un campo grande, pero luego todo había sido arrancado, y lo que quedaba eran terrenos de agricultura. Este cambio ya había comenzado a principios del siglo XX, pero realmente se aceleró durante los años 60, 70 y 80. Cambiamos de un paisaje donde habían bastantes flores y pequeños campos (había muchos prados de heno que producirían heno para el ganado, y estaban llenos de flores) a estos monocultivos de campos con pocas áreas de cobertura, muchos pesticidas y muy poca maleza. Al mismo tiempo, vemos esta dramática disminución en la vida silvestre; no solo abejas, sino pájaros, mariposas, etc. Hace poco estuve participé en un estudio de Alemania, con datos recopilados por entomólogos alemanes. Habían puesto trampas de "malestar" para insectos voladores. Habían establecido estas trampas en toda Alemania desde la década de 1980, y la captura diaria de insectos se redujo en un 76% entre 1989 y 2014. Ese período coincide con mi experiencia que viví, de ver desaparecer los insectos o la vida silvestre. Debo admitir que incluso después de haber pasado toda mi vida mirando insectos, quedé impactado por la magnitud de la disminución medida en Alemania. Tres cuartas partes de nuestros insectos desaparecieron en solo 26 años y eso es después de un período en el que probablemente habían estado disminuyendo durante muchas décadas. La cifra real es que muy probablemente hemos perdido mucho más que las tres cuartas partes de nuestros insectos, y eso me deprime muchísimo. Es algo de lo que todo el mundo debería estar hablando y ser consciente y hacer algo para arreglarlo.

Hacer que todos (o casi todos) participen

Creo que la única forma en que vamos a solucionar este problema es haciendo que todos, o al menos la mayoría de las personas, participen. Actualmente la mayoría de la población no está realmente interesada. No les importan los insectos, probablemente no les gustan mucho, solo piensan que son criaturas molestas. Pero ya sea que les gusten o no, las personas deberían ser conscientes de lo importantes que son, pero no creo que las personas lo sean. Es probable que sean conscientes de que polinizan algunos de sus alimentos, pero eso es solo una pequeña parte de lo que hacen los insectos. Están en el corazón de todo realmente, de los ecosistemas, de las cadenas alimentarias. Por lo tanto, no sólo son responsables de la polinización de aproximadamente 3/4 de nuestros cultivos y el 87% de todas las especies de plantas silvestres, sino que hacen muchas cosas. Constituyen la mayoría de la vida en la tierra, reciclan estiércol y árboles muertos, hojas y animales muertos; mantienen el suelo saludable ya que algunos son depredadores de plagas de cultivos. Son alimentos para tantos animales: para pájaros, murciélagos, para la gran parte de grandes mamíferos, lagartos, ranas, etc. Es potencialmente catastrófico que estemos perdiendo nuestros insectos en tal medida. Reflexionaba un poco por qué es importante cuidar a los insectos, debido a la polinización y todas las otras cosas que hacen. Pero, en realidad, la razón por la que quiero cuidar a los insectos no tiene nada que ver con eso. Es porque son cosas geniales, hermosas e increíbles. Siempre siento que si pudiera convencer a la gente de que se detuviera durante cinco minutos a observarlos se daría cuenta de su majestuosidad.

La astucia del abejorro y la importancia de la diversidad

Me enfoqué en el estudio de abejorros porque en realidad son muy inteligentes. Los insectos son hermosos y fascinantes, pero la mayoría de ellos no son las criaturas más brillantes del planeta si somos honestos. Las abejas son una especie de gigante intelectual del mundo de los insectos. Por ejemplo, tienen todo tipo de trucos que les permiten recolectar alimentos de las flores de manera muy eficiente y efectiva, lo cual es, en parte, por qué son tan buenos polinizadores. Pueden volar largas distancias para encontrar parches de flores y encontrar el camino de regreso sin perderse. Pueden usar el sol y el campo magnético de la tierra como una brújula, pueden memorizar puntos de referencia, pueden aprender rápidamente cómo introducirse en flores realmente complicadas... Pero todavía hay muchas cosas que desconocemos de las abejas.

Las abejas a menudo son las especies de polinizadores más abundantes, pero no siempre son las más efectivas. En particular, hay algunos tipos de plantas, incluidos algunos cultivos importantes que necesitan ser lo que se llama zumbido contaminado. La flor necesita ser vibrada para que salga el polen. Sus flores han evolucionado para tener este diseño bastante extraño. Las flores de tomates, chiles, berenjenas y papas son ejemplos de plantas que requieren polinización. Y las abejas melíferas son completamente inútiles para esto, nunca han encontrado la manera de hacerlo. Entonces, las abejas melíferas son completamente inútiles para polinizar estas plantas. Mientras que los abejorros y algunas especies de abejas solitarias están realmente adaptadas para hacer este tipo de polinización. El abejorro vuela, muerde la flor con sus mandíbulas y sacude la flor, y luego hace vibrar los músculos de su vuelo para sacudir toda la flor, atrapando el polen a medida que cae. También hay otros ejemplos, como los frijoles corredores, que tienen flores muy profundas, donde el néctar está oculto al final de un tubo. En ese caso, las abejas no pueden alcanzar el néctar porque tienen lenguas cortas, pero, algunos abejorros tienen lenguas muy largas, que alcanzan y polinizan la cosecha. Básicamente, los diferentes cultivos tienden a ser mejor o peor polinizados por diferentes abejas o, a veces, hoverflies o escarabajos, avispas, etc. El mensaje que siempre trato de transmitir a las personas es que si realmente queremos un proceso de polinización saludable y resistente para todos nuestros cultivos o flores silvestres, entonces tenemos que cuidar de todos ellos. Confiar únicamente en las abejas melíferas es una locura. Muchas personas creen erróneamente que las abejas polinizan todo. De hecho, creo que muchas personas creen que existe esta única especie de abeja, que vive en una caja y poliniza todo. Por supuesto, no es verdad. Hay más de 20,000 especies de abejas en el mundo, que nosotros conocemos. Entonces, realmente no deberíamos poner todas nuestras esperanzas en esta única especie que ofrece todo.

El caso de las almendras es quizás el ejemplo más famoso en el que toda una industria depende de las abejas melíferas. Una gran proporción de la producción de almendras proviene de California, y todo depende de las abejas melíferas. Requiere casi cada colmena en toda América del Norte, que se envían durante el breve período en que florecen las almendras. Y, si algo sucediera, si la población de abejas melíferas cayera mucho más, imaginando un brote de enfermedad (todos sabemos que las abejas melíferas han tenido muchos problemas de salud en los últimos años), la cosecha de almendras fracasaría. Eso obviamente sería catastrófico para los productores de almendras. Me parece que deberíamos tener un plan de respaldo, y ese plan es cuidar de las abejas silvestres, lo que no ha estado sucediendo tan bien hasta ahora.

Las amenazas

Creo que la mayor amenaza para la población de insectos silvestres es la forma en que hemos elegido cultivar alimentos. Esa es una declaración bastante radical, al igual que con las almendras en California, hemos seguido esta ruta de grandes cultivos de monocultivo, que se volvieron más y más dependientes de muchos insumos químicos como pesticidas. Logramos, esencialmente, crear enormes monocultivos con muy pocas malezas. Al igual que con las almendras, no hay nada debajo de ellas, cuando dejan de florecer no hay nada para vivir. No hay flores ni hojas. A menos que seas una plaga de almendras, no hay nada para ti. Lo mismo es cierto en gran proporción del mundo hoy en día. Bajo el trigo, la canola o lo que sea, hemos hecho gran parte del mundo hostil más o menos a todas las formas de vida. Por supuesto, necesitamos alimentar a las personas, pero personalmente cuestiono si lo estamos haciendo de la manera correcta. Si lo estamos haciendo de una manera sostenible, o si el precio de la forma en que lo hacemos es demasiado alto. Creo que hay alternativas que deberíamos investigar seriamente.

Actualmente, hay tres problemas que enfrentan las abejas. Uno de ellos está indirectamente relacionado con la agricultura, que son las enfermedades. Accidentalmente nos hemos contagiado de enfermedades alrededor del mundo por siglos. Con las abejas principalmente porque son buenos polinizadores y nos gusta su miel. Los trajimos a las Américas (no son nativos de las Américas, Australia o Nueva Zelanda), realmente vinieron de Europa del Este. Pero ahora son una especie global. Desafortunadamente, cuando los trasladamos, tomamos un montón de enfermedades de las abejas, incluidos virus, ácaro varroa, enfermedades bacterianas y fúngicas. El problema con eso es que las abejas salvajes naturalmente tienen toda una gama de enfermedades, pero tienden a ser enfermedades que han sufrido durante mucho tiempo (miles o millones de años), por lo que han desarrollado una resistencia, pero si se trae una nueva enfermedad a las Américas, o donde sea, eso podría traer efectos devastadores. Sabemos, por ejemplo, que hay un tipo de diarrea asiática de abejas, que ahora se encuentra en todo el mundo, y que puede ser realmente dañina para las abejas silvestres como los abejorros.

Los otros dos problemas son mucho más generales. Un es que hemos perdido la mayoría de las flores. Hemos simplificado el paisaje. Si eres una abeja, necesitas flores. Como en el caso de las abejas sociales como los abejorros, necesitas flores durante toda la temporada. Entonces, necesitas una buena continuidad, una diversidad de flores para que sigan funcionando. El mundo moderno lamentablemente carece de flores, pero luego, cuando las abejas encuentran un pequeño parche de flores en alguna parte o un cultivo floreciente como canola, hay muchas posibilidades de que esté contaminado con pesticidas. Esto es algo que mi equipo de investigación ha estado estudiando en Sussex y es bastante alarmante. Si le pides a un agricultor una lista de los pesticidas que aplican a cada campo, es una lista larga. Los campos que tengo aquí están siendo tratados con aproximadamente 20 plaguicidas diferentes cada año. Esta es una práctica normal. Esto no quiere decir que son malos los agricultores, solo que están siguiendo el consejo de su agrónomo. Eso incluye una amplia gama de insecticidas, herbicidas, fungicidas y molusquicidas. Si eres una abeja y te alimentas de tierras de cultivo, encontrarás una gran variedad de pesticidas durante todo el año. Se han tomado muestras de miel y polen de nidos de abejas y se han analizado en busca de pesticidas, y en realidad está lleno de estas sustancias.

Neonicotinoides infames

Existe este grupo particular de pesticidas que son motivo de gran preocupación porque son altamente tóxicos para las abejas, que son los neonicotinoides, estos son un grupo de insecticidas que se desarrollaron e introdujeron a mediados de la década de 1990 y se convirtieron en los insecticidas más vendidos en el mundo. Son neurotoxinas que atacan el cerebro de las abejas. Y son sustancias químicas sistémicas, por lo que se aplican a los cultivos y se propagan a través de los mismos protegiéndolo de cualquier tipo de plaga, lo cual es atractivo desde la perspectiva de los agricultores. Pero, la desventaja es que, si se trata de un cultivo en floración, irán al polen y al néctar, y luego las abejas se envenenarán. Más recientemente se ha visto que se encuentran comúnmente en las flores silvestres que crecen en los bordes de los campos. Lo cual es realmente preocupante porque motivamos a los agricultores hoy en día a colocar plantas con flores en el borde de los campos para tratar de atraer a los polinizadores. Pero, lamentablemente, estos químicos, neonicotinoides, contaminan el suelo y son absorbidos por las raíces de las flores silvestres y de esta manera están contaminados.

Hubo un estudio reciente donde se obtuvieron muestras de miel de todo el mundo, de todos los continentes, en la mayoría de los países, y los analizamos en busca de neonicotinoides y encontramos que en el 75% de las muestras de miel, a nivel mundial, contienen estas neurotoxinas que matan a las abejas. Eso debería ser realmente alarmante para todos.

Su toxicidad se mide normalmente como LD50, lo que significa la dosis letal que mata al 50% de los animales de prueba, y la abeja es un animal de prueba estándar para los pesticidas. Por lo tanto, el LD50 para los neonicotinoides más comúnmente usados ​​es aproximadamente un cuarto billón de gramos por abeja, lo cual obviamente no es mucho. Para poner eso en contexto, eso significa que una cucharadita de estos químicos es suficiente para matar a un billón de abejas. Solo en el Reino Unido, utilizamos cerca de 110,000 kilos de estos productos químicos. Ciertamente, es suficiente para matar a todas las abejas del planeta varias veces. Sabemos que son muy tóxicos, y sabemos que están en la comida de las abejas. También hay muchas investigaciones que muestran que las concentraciones en la comida de las abejas son suficientes para perjudicarlas. Además de dosis más altas que matan a las pobres abejas, dosis ligeramente más bajas, las "dosis subletales", como se las conoce, reducen la vida útil de las reinas, como la puesta de huevos. Destruyen el sistema inmune de las abejas y su navegación, por lo que se pierden cuando salen a buscar comida. Estos atacan el cerebro de la abeja. Como expliqué anteriormente, las abejas son realmente inteligentes y dependen de esa habilidad para sobrevivir. Desafortunadamente, estos químicos las anulan. Hay evidencias de que estas cosas son perjudiciales no solo para las abejas sino también para cualquier insecto. Y, como resultado, la Unión Europea decidió prohibir la mayoría de estos productos químicos. A partir de finales de 2018, serán prohibidos en Europa, lo cual es fantástico. Pero ustedes (los Estados Unidos) todavía los tienen y no hay señales de que ninguno de los Estados tome medidas para regular el uso de esos productos químicos. De hecho, el Estado de Ontario, Canadá, es realmente el único lugar fuera de Europa que está haciendo algo al respecto. Esas son malas noticias y también se utilizan toneladas de estos productos químicos en los países en desarrollo, incluidos los países tropicales donde existe una gran biodiversidad de insectos. Me rompe el corazón pensar lo que está siendo aniquilado. Pero luego, incluso en Europa, nuevos productos químicos están llegando al mercado, que se ven bastante similares. Creo que podrían resultar igual de dañinos.

¿No hemos aprendido la lección?

Si nos fijamos en la historia del uso de pesticidas desde la década de 1940, cuando se introdujeron los pesticidas sintéticos y parece que estamos dando vueltas en círculos. Traemos un nuevo tipo de producto químico, y 20 o 30 años después, surge que son dañinos para el medio ambiente o para las personas o lo que sea, luego son prohibidos, entonces tenemos los cloruros orgánicos como DDT, fosfatos, tenemos el carbonatos (la mayoría de las personas no han oído hablar) y luego tenemos los neonicotinoides. Pero parece que no aprendimos ninguna lección de esto, lo que me vuelve loco. ¿En qué punto vamos a pensar "Espera un minuto". Tal vez deberíamos buscar otra solución que no sea un pesticida, que no sea un químico que mata a todos los insectos ". Me parece que eso debimos pensarlo hace mucho tiempo pero desafortunadamente, la mentalidad de la mayoría de los agricultores siempre ha sido usar pesticidas como solución a sus problemas y esto viene desde su crianza, por esta razón si prohibes un pesticida, debes encontrar con que reemplazarlo. También nos dijeron que los neonicotinoides son bastante efímeros, pero nos tomó mucho tiempo darnos cuenta de que en realidad se estaban acumulando en los suelos y las corrientes de agua y los ríos los estaban absorbiendo. Y, de la misma manera, nos dijeron que el glifosato se degradaba tan pronto como tocaba el suelo y muchos de nosotros fuimos ingenuos con eso. Claramente, ahora sabemos que no es verdad, y parece ser, en algunas circunstancias, bastante persistente. Hay buena evidencia de que hay abundancia de glifosato en la comida humana. En un estudio alemán, pudieron detectar glifosato en la orina de alrededor del 98% de los alemanes evaluados. Muchos de ellos orinaban concentraciones de glifosato superiores al límite legal en arroyos y ríos.

Tú puedes ayudar

Es bastante fácil hacer que un jardín sea apto para las abejas o simplemente para la vida. Hay un punto de partida realmente simple. Tengo un canal de YouTube donde señalo todas las flores que son buenas para las abejas. Básicamente, las flores tradicionales del jardín de la cabaña tienden a ser bastante buenas. Muchas hierbas, como la lavanda, el romero y el tomillo, son fantásticas para las abejas. Por lo tanto, puedes plantar flores aptas para las abejas, no cortes tu césped con tanta frecuencia, la gente piensa que un césped es hierba pura, pero si deja de cortarlo, brotan las flores. No uses ningún pesticida en tu jardín. Esa es una muy simple. No necesitas pesticidas en su entorno de jardín. Ya sea que los necesitemos o no en las tierras de cultivo es un buen debate, pero tengo un jardín grande y aún estoy ocupado con un trabajo de tiempo completo. Todavía puedo cultivar muchas frutas y verduras, así como flores bonitas sin usar ningún pesticidas. Cualquier tonto puede hacerlo, no es muy complicado. Si tienes algunos áfidos, déjalos. Casi garantizo que una mariquita o una libélula vendrán junto a ellos y se los comerán. Los hoteles de abejas son también una forma muy efectiva de alentar a las abejas en su jardín, y son realmente divertidas para que los niños las miren. En realidad, es solo un montón de agujeros en una pieza de madera o un conjunto de algún tipo de bambú. Si conseguimos suficientes personas a bordo, para hacer que todos nuestros jardines respeten la vida silvestre, así como todos nuestros parques, puentes y rotondas, entonces, básicamente, nuestras ciudades enteras se habrían convertido en estas vastas reservas naturales, lo que sería realmente bello.

comms@bee-life.eu

​Telephone : ​32(0)10 47 34 16​​​

Place Croix du Sud 1

1348 Louvain-la-Neuve, Belgium

© 2017 BeeLife

Privacy Policy

  • Facebook - BeeLife
  • Twitter - BeeLife
  • LinkedIn - BeeLife
  • YouTube - BeeLife
LOGObee-lifeSOLO.png
Logo-BeeLife_European_Beekeeping_Coordination