¿Será Esta la Caída de los Neonicotinoides en la UE?


- English - Français -

Después de años de creciente presión por parte de expertos en toxicología, organizaciones defensoras del medio ambiente y apicultores, la Unión Europea cuenta con la evidencia necesaria para tomar una decisión y prohibir tres insecticidas neonicotinoides que se ha demostrado que representan un alto riesgo para las abejas. La toxicidad de clotianidina, imidacloprid y tiametoxam, tres sustancias neonicotinoides activas, es muy dañina para las abejas y otros polinizadores. Los estudios han confirmado su daño a las abejas, puesto a su provocación de intoxicaciones agudas y crónicas. Este viernes, 27 de abril, la ampliación de las restricciones actuales sobre estas sustancias se pondrá a votación, y los Estados miembros pueden prohibir todos sus usos al aire libre. El centro de atención son ahora los gobiernos nacionales, quienes pueden adoptar una postura y lograr un nuevo paso en la protección de los polinizadores a nivel europeo. Las restricciones actuales, vigentes desde 2013, se han considerado insuficientes, por lo que se solicita una extensión que aborde mejor el problema, sobre el cual el entorno político no ha sido indiferente. En los últimos meses, la movida ha continuado con varias acciones de los defensores, los eurodiputados y otros funcionarios de la UE que insisten en que las abejas y todos los polinizadores merecen mejores condiciones para garantizar sus servicios de polinización. De hecho, antes de la votación programada para este viernes, 87 eurodiputados habían firmado una carta dirigida al presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker y al comisario Vytenis Andriukaitis, manifestando su preocupación y señalando el consenso científico existente de que estos plaguicidas representan un "riesgo específicamente para las abejas y otros polinizadores". Antes de esto, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicó su informe presentando las conclusiones para la evaluación de riesgos de los neonicotinoides. En su revisión científica, concluyó: los neonicotinoides representan un riesgo para las abejas. Después de la abrumadora evidencia y la pronunciación final por parte de la EFSA sobre las tres sustancias activas, 80 ONGs de la Save the Bees Coalition ya esperaban una votación el 23 de marzo de 2018. Se esperaba que la votación abordara estos insecticidas que lastiman a las abejas. Los expertos de los 28 Estados miembros se reunieron para una sesión del Comité Permanente de Vegetales, Animales, Alimentos y Alimentos (PAFF) los días 22 y 23 de marzo, pero la esperada votación ni se programó ni se llevó a cabo. En marzo de 2017, la Comisión Europea ya había presentado un plan para ampliar las restricciones actuales sobre tres insecticidas neonicotinoides, pero tenía aún un largo camino por delante para implementar dicha propuesta. Ahora brilla un rayo de luz ya que el voto está programado y la evidencia es más sustancial que nunca, incluyendo el gran peso de las conclusiones de la EFSA. En un lado más integral, el ponente sobre las Perspectivas y los Desafíos del Sector Apícola Europeo, Norbert Erdős, presentó al Parlamento Europeo el Informe Erdős. Después de someterse a votación, los eurodiputados votaron casi unánimemente a favor para adoptar el informe, que incluye medidas tales como: -Aumentar el presupuesto en un 50% y mejorar el apoyo a los apicultores; -Una prohibición de pesticidas dañinos. - Un plan de acción para combatir la mortalidad de las abejas. -Medidas para detener las importaciones de miel falsa, entre otros. La adopción del informe Erdos ha puesto un alfiler adicional sobre las necesidades de protección de las abejas y los polinizadores. Las instituciones europeas han estado trabajando en sincronía, siguiendo los hechos con un apoyo más que significativo por parte de la comunidad científica. Parte de ese apoyo proviene incluso de iniciativas internacionales no pertenecientes a la UE. Este año, el Grupo de trabajo sobre plaguicidas sistémicos publicó su estudio presentando alternativas a los neonicotinoides. Sobre este, el copresidente de la Task Force, Jean-Marc Bonmatin, declaró que "la excesiva dependencia de los insecticidas sistémicos para el control de plagas está infligiendo graves daños a los servicios ambientales que sustentan la productividad agrícola. Esta nueva investigación es emocionante porque ha demostrado la existencia y factibilidad de una serie de modelos alternativos de manejo integrado de plagas, que son mucho mejores para el medio ambiente sin aumentar los costos ni los riesgos para los agricultores". Tal afirmación implica que no solo los neonicotinoides son dañinos, sino que algunas alternativas pueden probar ser valiosas e incluso ser más efectivas en el manejo de plagas que el uso indiscriminado de pesticidas. El informe presenta opciones tales como soluciones de paisajismo, como la gestión de corredores ecológicos; aplicar mejores métodos de cultivo, incluyendo rotaciones de cultivos; el uso de métodos de control biológico, como depredadores naturales y microorganismos; y otros métodos ambientalmente seguros (trampas, repelentes, insecticidas de origen natural). Los argumentos continúan inundando a los tomadores de decisión para lograr una mejor postura sobre la prohibición propuesta. En pocas palabras, ya no hay excusas. La votación se acerca y no hay más espacio para los argumentos utilizados anteriormente, como los de la Agencia Europea de Protección de Cultivos, ECPA, que logró que la Comisión pospusiera la votación programada en diciembre de 2017, indicando que sería más prudente esperar hasta que la EFSA publicara sus conclusiones. Mientras tanto, países como Bulgaria, Finlandia o Rumania siguieron proporcionando autorizaciones de emergencia sobre los usos suspendidos y ahora es demasiado tarde para evitar la contaminación de este año. Sin embargo, la espera ha terminado y la historia está por realizarse, dependiendo del voto de los Estados miembros de la UE.

La votación se convertirá en la culminación de acciones científicas y políticas continuas dirigidas a una mayor protección de las abejas y de todos los polinizadores. A medida que la Comisión Europea prepara las tablas, la única pregunta que queda es: ¿los Estados miembros se pondrán del lado de las abejas? Puede preguntarle a su gobierno nacional cómo votará la prohibición de todos los usos al aire libre sin excepciones de los tres neonicotinoides (clotianidina, imidacloprid y tiametoxam) el 27 de abril. Finalmente, hay una posibilidad de poner fin a esta historia y comenzar de nuevo con un mejor cuidado para nuestros polinizadores y el medio ambiente. La caída de los neonicotinoides es el comienzo del alza de las abejas, que ahora está en manos de los Estados Miembros que tienen los argumentos necesarios para pasar la página de estos plaguicidas peligrosos.

comms@bee-life.eu

​Telephone : ​32(0)10 47 34 16​​​

Place Croix du Sud 1

1348 Louvain-la-Neuve, Belgium

© 2017 BeeLife

Privacy Policy

  • Facebook - BeeLife
  • Twitter - BeeLife
  • LinkedIn - BeeLife
  • YouTube - BeeLife
LOGObee-lifeSOLO.png
Logo-BeeLife_European_Beekeeping_Coordination